lunes, 29 de septiembre de 2014

Cambiemos el enfoque


Nadie nos hace caso. Nadie nos escucha. Nos hemos hastiado de buscar una oportunidad en el mundo
literario. Hemos agotado todas las posibilidades, incluso la de tener paciencia. Ahora creemos que es imposible que “yo”, es decir “don nadie”, nos hagan un mínimo caso. Sin duda este momento será el más difícil en el comienzo de un autor que no tuvo suerte con su obra. ¿Es verdaderamente el fin?

No lo es. Depende de ti. Tal vez solo debes cambiar tu enfoque. Si tu sueño es convertirte en escritor o publicar una obra, escribe. No hay más secreto. Aparta a un lado la frustración, la pereza, el cansancio, la apatía. Sigue leyendo y aprendiendo. Escribe a diario si es posible. Sigue dejando a tu imaginación una nueva obra y luego otra. Hay autores que necesitaron escribir diez obras para lograr una oportunidad. Otros cinco. O una. En este momento no sabemos en qué lugar puedas estar tú, pero si no has tenido suerte, tienes que cambiar tu enfoque; que no es otro que cada página que rellenas, cada personaje que creas, cada historia que inventas, cada descripción, cada diálogo, no están dando forma a un libro... están dando forma al escritor que acabará esculpiendo una gran obra.

¡Ánimo!

2 comentarios:

  1. Te he leído de mucho tiempo atrás (todas tus entradas antiguas) y en definitiva no se si eres un ángel, un demonio frustrado o un loco santo, ¡qué concejos más sabios...! ¡qué manera de dar ánimos! para ti mi más grande admiración, de verdad dan ganas de actuar o comenzar de nuevo y en definitiva de cambiar de enfoque.

    Te felicito y nos felicitamos por tener en tu blog esa tabla de salvación para no desistir de escribir, debería ser cátedra obligada en las facultades de arte y humanismo, o de filosofía y letras o como se quieran llamar... solo te pido a nombre de muchos 'Inéditos' que no desistas un tu bello BLOG.

    Un abrazo fuerte abrazo repetido.

    Hortensio Farwel.

    ResponderEliminar
  2. Hortensio...

    En primer lugar, gracias por tu comentario y por dejar de ser "inédito". Muchas personas me escriben en privado. Son pocas las que se atreven a dejar sus comentarios. Pero sirva esto para mostrar que este es un lugar vivo. Y vivo seguirá mientras sea consciente de que se recibe el mensaje.

    Decía el principito que quien logra juzgarse a si mismo es un verdadero sabio, yo no lo soy. En realidad soy un poco demonio y un poco ángel... llevo conmigo frustraciones y también algún logro... No soy un santo, pero sin duda en algunos momentos soy un poco loco y en otros intento volverme algo racional y sensato :)

    Agradecido recibo tus repetidos abrazos.
    ¡Suerte y ánimo!

    ResponderEliminar