lunes, 24 de septiembre de 2012

El crítico literario II

¿Cómo enfrentarse a las respuestas tipo? ¿O al silencio?

Desde que comencé a hablar del crítico literario en el proceso de publicación de nuestras historias, aquí es donde quería llegar. Vayas por el camino de conseguir un agente literario o directamente a la editorial, lo más probable es que te enfrentes a uno de ellos. Por supuesto que este no es infalible y no siempre va a realizar la valoración más acertada de tu trabajo. También —como escritores— los hay excelentes, mejores y peores. No es una tarea fácil. Nadie conoce la receta que ofrece una certeza absoluta sobre qué obras pueden funcionar y cuáles no. Tampoco siempre las mejores obras son las más exitosas. En principio todas tienen posibilidades y también no las tienen. Pero como hablamos de publicar, lo más probable es que tengas que superar el examen de un crítico. Y como todo ser humano, su valoración es subjetiva a sus experiencias, intenciones, creencias y gustos.

Este detalle, muestra que es muy posible que determinados críticos rechacen tu obra y otros la ensalcen.  Parece un problema difícil de solventar.  ¿Lo es? Por supuesto que sí. Es impredecible con quien nos vamos a encontrar. Ahora bien, ¿podemos hacer algo? ¿Cuál es mi propuesta? Mi respuesta es clara: consigue un crítico literario. Sírvete de la herramienta que usa la editorial para valorar la obra. Si consigues el crítico apropiado, te vas a acercar a lo que pretendes. Vas a disponer de la información apropiada. Te va ayudar en muchos aspectos.

En la próxima publicación te voy a explicar por qué. Te voy a argumentar cómo puedes usar esta información. Te aseguro que puedes usarla en muchos sentidos. Te prometo que vas a descubrir detalles de tu obra que quizás hayas pasado por alto. Te garantizo que esto te puede ayudar en algo mucho más importante.

Con más calma —y tiempo— , lo vamos a ver.
Un abrazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario